derf.com.ar    Lecturas hoy: 51667

 

 


 

 

     


Grandi y Asociados Hoteles



Texto a buscar:



ir a Archivo [+]

MISCELáNEAS


SALUD

Aliviar el estrés: cuándo y cómo decir que no



Fecha: 02/07/2018   15:16  |  Cantidad de Lecturas: 1225

Seguramente, sea más fácil decir que sí; pero, ¿a qué precio para tu tranquilidad? Aquí te explicamos por qué negarte a algo puede ser una opción más sana para aliviar el estrés




¿Te abruman las obligaciones y las fechas límite? ¿Intentas hacer demasiadas cosas en muy poco tiempo? Si es así, encontrar alivio para tu estrés puede ser tan simple como decir que no.

Motivos para negarte

Es poca la probabilidad de que las exigencias importantes disminuyan y como no es posible añadir más horas al día, entonces, ¿estás condenado a vivir abrumado por las responsabilidades? La respuesta es «no», siempre y cuando estés dispuesto a negarte a algo. Si bien no es lo más fácil, es el camino hacia vivir con menos estrés.

Ten en cuenta que sentirse abrumado es un asunto personal. El solo hecho de que un compañero de labores pueda arreglárselas con 10 comités a la vez y dar la impresión de que es muy fácil no significa que tú también debas hacerlo. Solo tú puedes saber cuánto es demasiado para ti.

Considera lo siguiente para negarte a algo: 

  •       Negarte no necesariamente es un acto egoísta. Cuando te niegas a comprometer con algo más, estás respetando tus obligaciones existentes y asegurándote que podrás dedicarles el tiempo que merecen.
  •       Decir que no puede permitirte probar cosas nuevas. El simple hecho de que siempre hayas ayudado a planificar los torneos de fútbol de la empresa no significa que tengas que hacerlo siempre. Negarte a hacerlo te da el tiempo que puedes dedicar a otros intereses.
  •       Aceptar no siempre es saludable. Cuando te sobrecargas de responsabilidades y estás bajo mucho estrés, eres más propenso a sentirte agotado y a enfermar.
  •       Decir que sí puede dejar de lado a otras personas. Cuando te niegas, en cambio, das lugar a que otros intervengan. Puedes también delegar a alguien para que se ocupe del asunto y aunque no haga las cosas como tú, eso no es problema porque cada persona hace las cosas a su manera. 

Cuándo negarte

A veces, es difícil determinar qué merece tu tiempo y atención. Aplica estas estrategias para evaluar las obligaciones, y las oportunidades, que se te presentan.

  •        Concéntrate en lo más importante. Examina tus obligaciones y prioridades, antes de asumir ningún compromiso nuevo. Pregúntate si el nuevo compromiso es importante para ti. Si es algo sobre lo que estás seguro, hazlo sin dudar; pero si no lo estás, niégate a hacerlo.
  •        Sopesa la proporción entre aceptar algo y el estrés de hacerlo. La nueva actividad que estás considerando ¿requiere un compromiso a corto o a largo plazo? Por ejemplo, hornear galletas para la feria de la escuela te llevará mucho menos tiempo que estar a cargo del comité para recaudar fondos. No aceptes si eso significa meses de estrés para ti y, en su lugar, encuentra otra forma de involucrarte.
  •       Retira la culpabilidad de la ecuación. No aceptes algo que rechazarías si no te sintieses culpable u obligado a hacerlo. Aceptarlo podría provocarte más estrés y resentimiento.
  •       Consúltalo con la almohada. ¿Te tienta la invitación de un amigo para ofrecerte como voluntario en tu antigua universidad o para unirte a una liga de golf semanal? Antes de responder, tómate un día para pensar en la propuesta y en cómo podría adaptarse a tus compromisos actuales. Si no hay tiempo para consultarlo con la almohada, al menos tómate un minuto para pensarlo antes de responder.

Cómo negarte

Pues, solo tienes que decir «no». ¿Ves cuán sencillo es decir esta palabra tan corta que te libera de las cosas que no valen la pena para ti? Obviamente, habrá ocasiones en las que no será tan fácil hacerlo. A continuación mencionamos algunas cosas que puedes tener presente cuando necesites negarte a algo:

 

  •       Di que no. La palabra «no» es potente y no tengas miedo de usarla. Ten cuidado de no recurrir a frases sustitutas débiles, como «no estoy seguro» o «no creo que pueda», porque pueden interpretarse como que podrías aceptar más adelante.
  •        Sé breve. Expresa el motivo por el que rechazas el pedido, pero no sigas hablando de ello. Evita las justificaciones o explicaciones elaboradas.
  •        Sé honesto. No inventes motivos para evitar una obligación. La verdad siempre es la mejor manera de negarse a hacer algo para un amigo, un familiar o un compañero de trabajo.
  •        Sé respetuoso. Hasta tu puerta pueden llegar muchas causas buenas y quizás sea difícil negarse a ellas. Elogiar el esfuerzo del grupo y al mismo tiempo negarte a comprometer demuestra que respetas lo que intentan alcanzar.
  •        Prepárate para repetir. Probablemente debas negarte varias veces, antes de que la otra persona acepte tu respuesta. Cuando ocurra esto, simplemente presiona el botón de repetición y con calma repite tu negativa; en caso necesario, repite el motivo para negarte.

Negarte no será fácil para ti si estás acostumbrado a siempre aceptar. Sin embargo, aprender a decir que no es importante para simplificar tu vida y controlar el estrés. Además, con la práctica, descubrirás que negarte a algo se vuelve más fácil.



Fuente:  02 de julio de 2018 (Mayo Clinic - DERF)








SEGUI LEYENDO



Agencia de Noticias DERF
E-mail:grupoderf@hotmail.com
Santa Fe - Santa Fe
Argentina

NAVEGACION

REDES SOCIALES

derf.com.ar | Facebook Facebook derf.com.ar | Twitter Twitter derf.com.ar | Google Plus Google Plus derf.com.ar | Instagram Instagram
   Lecturas hoy: 51668 Diseño sitios WEB
Copyright ©2018 todos los derechos reservados
Dise├▒o Web Grandi y Asociados